Griselda Álvarez: ‘ovárica fuerza sostenida’ de la primera mujer electa gobernadora en México

Por: Karla Motte @karlamotte

En 1979 el estado de Colima hizo historia al elegir por primera ocasión a una mujer para ejercer la gubernatura. La maestra feminista Griselda Álvarez Ponce de León fue electa en la entidad con un amplio margen de votos, y ocupó el cargo entre 1979 y 1985, después de haber sido senadora de la República por Jalisco. Ella provenía de una familia de larga tradición política: su bisabuelo fue el primer gobernador constitucional de ese estado en 1857 y su padre también cumplió ese cargo 62 años después. Además de maestra normalista, fue poeta, humanista y estudiosa de las letras mexicanas, graduada por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Tanto su trayectoria política como sus convicciones feministas, abrieron brecha en un momento en que las mexicanas tenían todavía muchos obstáculos para alcanzar espacios de alto nivel, no sólo en la esfera política, sino en el campo laboral en general.

Su brillante trayectoria como educadora y política, la llevó a ser acreedora en 1996 de la medalla Belisario Domínguez, el más alto reconocimiento que otorga el Senado de la República. Entre otras cosas, fue fundadora y Presidenta Honoraria de la Federación de Mujeres Universitarias (FEMU), una organización que promueve una mentalidad que elimine la discriminación para superar los atavismos patriarcales y lograr el reconocimiento del trabajo femenino. Griselda Álvarez falleció un día como hoy, 26 de marzo, pero del 2009 a la edad de 96 años. De mentalidad progresista y convicciones feministas, Griselda Álvarez continúa siendo un referente histórico inspirador para las mujeres en la política, la educación y la cultura de nuestro país.

En el mes de febrero del presente año, Carol Arriaga, Secretaria de Mujeres del CEN de morena, conversó sobre la vida de la ex gobernadora con Miguel Delgado Álvarez, su hijo, y con Laura Sánchez Menchero, directora de Cultura del Instituto Griselda Álvarez A.C. En compañía del presidente del Comité Ejecutivo Estatal de Colima, Sergio Jiménez, así como de Adanery O. Sánchez, Secretaria de Mujeres de esa entidad, conversaron fuera del Museo Griselda Álvarez, espacio que desafortunadamente se encuentra cerrado al público como consecuencia de la privatización del parque en que se alberga.

Conocer la vida cotidiana e íntima de Griselda Álvarez, nos lleva a valorar no sólo su trayectoria pública sino las dificultades a las que se enfrentó en un momento en que las capacidades de las mujeres eran continuamente subvaloradas, y había muy pocas mujeres que se aventuraban a desarrollarse en la política.

En su momento, Griselda Álvarez sufrió diversas acciones de violencia política, por parte de quienes se oponían a ser gobernados por una mujer; incluso “le pusieron un mandil al rey Colimán”, nos dijo la Dra. Laura Sánchez, pero aun así sigue siendo considerada la mejor gobernadora que ha tenido el estado. Otra de las acciones de violencia política, dijo su hijo Miguel Delgado, fue que el director del periódico más importante en la entidad expresó públicamente: “sobre mi cadáver que esta mujer nos gobierne” y entonces, utilizó su diario para golpetearla políticamente. Pero resulta que él falleció de un infarto un mes antes de que ella tomara posesión del cargo. Ya habiendo asumido la gubernatura, le preguntaron a Griselda Álvarez sobre esa situación y ella respondió “qué hombre tan cumplidor”.

Sobre la convicción feminista de la maestra Griselda Álvarez, y la idea común de la época de que ellas no eran aptas para cumplir con tareas de alto nivel, su hijo Miguel Delgado comentó que ella decía: “de las cejas para arriba, entre hombres y mujeres no hay diferencia”. Ella no se cansaba de repetir que el intelecto era el mismo entre todas las personas y por eso el lema de su campaña fue “Para progresar, educar”. Las políticas de educación durante su gestión fueron manejadas con un especial interés; tal como comentó la Dra. Laura Sánchez Menchero, la gobernadora Álvarez buscó darle una capacitación especial a las mujeres, para cumplir una labor que les permitiera salir adelante e independizarse económicamente.

A Griselda Álvarez, comentó su hijo, un día se le ocurrió ir a la zona roja del estado de Colima, y acercándose a las trabajadoras sexuales les ofreció talleres y capacitaciones para que aquellas que lo decidieran, pudieran acceder a otro trabajo. Muchas de ellas entraron como policías, quienes además en su momento fueron las primeras mujeres policías en el país.

El interés social y educativo de la gobernadora Álvarez cristalizó en la creación de escuelas, guarderías e impulso de las cooperativas escolares. También en el fortalecimiento de habilidades para el trabajo.

Miguel Delgado, hijo de Griselda Álvaerz; Carol Arriaga Secretaria de Mujeres del CEN y Sergio Jiménez, presidente del CEE de morena Colima.

Sobre la obra poética de Griselda Álvarez, la Dra. Laura Sánchez nos comentó acerca de una obra muy especial, la Letanía erótica para la paz, que salió a la luz pública en 1963. Fue un parteaguas en la vida artística de la poetisa, porque la impulsó al mundo literario y cultural. En ese momento, en plena guerra fría y con el temor del estallido de un conflicto armado, Griselda Álvarez escribió ese poema para tocar el tema de la paz, que describió como un eje equilibrado entre dos polos y el bien común. Se trata de un poema de corte surrealista que en su momento tuvo una amplia recepción e incluso Blas Galindo compuso una sinfonía con cantata. Amalia Hernández, por su parte, hizo una coreografía y ese acto fue montado en Bellas Artes.

Para Griselda Álvarez la poesía era un medio para contar su propia vida y experiencias. La Letanía erótica para la paz es un verso libre, aunque ella prefería el soneto.

Compartimos uno de sus trabajos que reflejan tanto la convicción feminista de Griselda Álvarez como su propia experiencia como mujer en la política, un mundo donde pervive y se reproduce el machismo y el patriarcado:

Soneto a la Mujer

Nacer mujer es un inmenso reto,

circunstancia toral, dura la vida,

la hembra viene en pecado concebida

y el hombre nace lleno de respeto.

Buscas no ser objeto, ser sujeto

con ovárica fuerza sostenida,

para luchar con alma dividida

porque no en todo lograrás boleto.

Te dan sencillo mas te exigen doble,

sangras ante la ley casa conquista,

en la maternidad, sustancia noble,

gigante siempre aunque el dolor embista,

por fuera suave adentro roble,

pero te hacen, a golpes, ¡feminista!.

Griselda Álvarez

La obra artística, política y cultural de Griselda Álvarez representa un legado de gran envergadura para nuestro país. Reconocemos y honramos su vida y obra en el camino para asentar la participación política de las mujeres, con perspectiva feminista.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s