Candidaturas para encabezar CONAPRED: Entrevista con Irina Layevska

La Regeneración: ¿Nos podría comentar brevemente cuál es su trayectoria personal y profesional?

Soy Irina Layevska; mi trayectoria viene desde los años ochenta en la militancia política, primero en el Partido Socialista Unificado de México (PSUM) y después en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). Formé parte de la Dirección nacional del PRT, que es su Comité Central, y fui integrante del Consejo Estudiantil Universitario en el 86-87. Participé activamente en la huelga estudiantil del 87 y toda mi participación política ha sido desde la izquierda. Fui fundadora junto con otras compañeras y compañeros de la Promotora de Solidaridad Va por Cuba, y logramos enviarles tres barcos de petróleo en los momentos más difíciles del llamado periodo especial.

Me he dedicado a la defensa y promoción de los Derechos Humanos en México y acompañé al Colectivo de Taquilleras del Metro; también fui candidata a la presidencia del CONAPRED en 2008, cuando murió Gilberto Rincón Gallardo y éste quedó acéfalo. Después, en 2013 fui candidata a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

Mi participación ha sido desde la ciudadanía; nunca he formado de ninguna asociación civil ni de ningún partido político últimamente, ni he buscado puestos de elección popular. Ahora estoy convencida de que, gracias a mi trayectoria de Derechos Humanos y mi lucha incansable contra la discriminación, puedo hacer un buen papel al frente del CONAPRED.

Toda mi vida la he dedicado a la lucha contra la discriminación.

Tengo una condición de discapacidad físico motora que me obliga a desplazarme en silla de ruedas y eso me ha confrontado a la discriminación hacia las personas con discapacidad y a la negación a nuestro derecho al libre desplazamiento; además mi condición de haber cursado un proceso de reasignación sexo-genérica me ubica dentro de otro sector social que históricamente también ha sido discriminado. Se burlan de nosotras, nos matan y se cometen feminicidios a personas transexuales que, debido a que no reconocen nuestra identidad de género, en el marco jurídico no se juzgan como feminicidios, sino como crímenes pasionales.

Como mujer, también me he confrontado a la negación del derecho. En este país a las mujeres se nos paga menos salario que a los hombres sólo por el hecho de ser mujeres; se nos mata por ser mujeres y todo eso me ha dado un perfil y un carácter que me ha permitido luchar contra la discriminación y salir triunfante.

Laboralmente trabajo en la UNAM hace 31 años en una plaza de vigilante. No tengo licenciatura terminada pues tuve que interrumpir mis estudios por las barreras arquitectónicas a las que nos enfrentamos en las escuelas. Estoy en tiempos de jubilación, pero no me he querido jubilar porque estoy pagando una casa de interés social que saqué por FOVISSSTE. Al jubilarme mi pensión se vería bastante reducida.

La Regeneración: La propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador fue que la dirección de CONAPRED recayera en una mujer indígena, ¿por qué esta propuesta es importante para un órgano como CONAPRED?

Fue una idea que tuvo el presidente, porque dijo textualmente “a mí me gustaría que fuera una mujer indígena”. Es importante, sí, porque las poblaciones originarias han sido uno de los sectores más discriminados en este país históricamente. Según la encuesta de discriminación que hizo el CONAPRED hay tres sectores discriminados: uno, las personas con discapacidad; dos, las personas de la diversidad sexual y tres, las personas indígenas.

Entonces, sería importante que la persona encargada haya vivido la discriminación en carne propia, tenido la capacidad para luchar en contra de ella y saber la forma en que el CONAPRED podría implementar las políticas públicas encaminadas a combatirla.

Pero el CONAPRED también debe tener una estrecha relación con la oficina encargada de asuntos indígenas que existe en este país, así como de hacer actividades y políticas destinadas exclusivamente a nuestros pueblos originarios.

Yo vería con muy buenos ojos que una mujer indígena que haya enfrentado la discriminación estuviera al frente de CONAPRED. Pero si yo, que también estoy en mi derecho de contender por el cargo, fuera electa, invitaría a estas compañeras a tener una reunión y hacer acuerdos para invitarlas a formar parte de la estructura. De esta forma, en conjunto podríamos avanzar con sus experiencias, porque necesitamos de la experiencia de todas y todos.

La Regeneración: En caso de resultar electa, ¿cuáles serían sus propuestas para combatir la discriminación en nuestro país?

Estoy convencida de que el CONAPRED no necesita más presupuesto, hay que hacer una reestructuración interna y un diagnóstico para saber en dónde está fallando y revisar los salarios de los altos mandos, porque el salario de la presidencia del CONAPRED es excesivamente alto. Si yo quedara me lo bajaría a menos del 50% y con ese dinero que sobre podríamos hacer otras cosas.

Tendríamos que hacer un estudio profundo de cada una de las quejas que han ingresado las y los peticionarios y que han salido negativas. Conocer qué papel cumplió el CONAPRED, en qué falló si es que falló, por qué no se calificó como discriminación y ver si la peticionaria o el peticionario no se convirtió en víctima, porque la discriminación también mata y una peticionaria o peticionario fácilmente podría convertirse en víctima o peor aún, perder la vida.

Otra cosa que tendríamos que hacer es reestructurar por completo la estructura del CONAPRED y colocar en cada puesto a las personas adecuadas con el perfil y la sensibilidad de atender la discriminación, porque en el área de quejas no sólo se necesitan abogadas y abogados, sino personas que sepan que la discriminación no deja huellas físicas, sino un daño emocional. Tendríamos que abrir un área de atención psicoemocional para las personas que lleguen a meter quejas.

Otra propuesta es cambiar la sede de CONAPRED y que deje de estar en la colonia Anzures, una colonia elitista en donde no hay acceso en transporte público. Hay que cambiarla a un lugar céntrico y accesible.

Asimismo propongo tener coordinación con todas las gobernadoras y gobernadores para abrir oficinas en todos los estados.

El personal de CONAPRED debe tener equidad de género: 50 y 50%, a eso me comprometería.

Debemos tener un trabajo real entre la Junta de Gobierno de CONAPRED con las secretarías de gobierno que representan. La lucha contra la discriminación debe ser una política de estado y por eso CONAPRED pertenece a la estructura de Gobernación, la estructura de nuestras políticas internas donde tenemos que incidir. En la Junta de Gobierno están por ejemplo la Secretaría de Trabajo y la de Educación Pública. Hay otras Secretarías, pero sería demasiado extensivo explicar qué función tiene cada una. La Junta de Gobierno debe tener vinculación estrecha y absoluta entre el CONAPRED y las Secretarías de Estado para que las políticas públicas se hagan realidad.

En medio de una política de austeridad tendríamos que hacer mucho con poco.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s