¿Por qué es relevante que una mujer indígena presida CONAPRED?

El 19 de junio del 2020 en la conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador comentó que ante la inminente renuncia de Monica Maccise, titular del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), una mujer indígena haría un gran trabajo al frente de esa institución.

La ex presidenta del CONAPRED presentó oficialmente su renuncia ese mismo día, tras una fuerte polémica sobre la realización de un foro en donde se abordaría el tema del racismo, al que fue invitado un comediante mexicano cuyo trabajo ha hecho mofa de los grupos sociales que sufren discriminación en nuestro país por motivos de raza, clase y orientación sexual.

El presidente comentó en aquella conferencia lo siguiente:

“Creo que no se debió convocar a ese foro y quienes no compartan la política de transformación que se está llevando a cabo, con toda la libertad pueden decidir no trabajar en el gobierno”, además de recalcar que en su administración se seguirá combatiendo al racismo.

Posteriormente añadió: “… además que se nombre […] a una gente con convicciones, que realmente esté en contra del racismo y de la discriminación. De una vez aquí […] en el relevo, si procede esta renuncia, yo propondría a una mujer representante de los pueblos indígenas. Porque los más humillados de México, los más vilipendiados, los que han padecido más el racismo en México, han sido los indígenas. Entonces me gustaría que ese cargo estuviese representado por una mujer indígena”.

La propuesta del Presidente de la República tuvo una recepción positiva por parte de la Asamblea Consultiva de CONAPRED, la cual propuso a seis candidatas indígenas, con larga trayectoria en la lucha contra la discriminación y en favor de los Derechos Humanos. Posteriormente, se conformó el Frente Plural de Mujeres Indígenas, en el que participan diversas agrupaciones que también realizaron una postulación de diez mujeres, entre las cuales se enlistaron cuatro nombres de las seis que propuso la Asamblea.

De esta forma, no sólo la Asamblea Consultiva de CONAPRED sino también organizaciones ciudadanas se involucraron en el proceso, y se sumaron nombres de mujeres indígenas, así como el de Irina Layevska quien, aunque no es indígena, cuenta con una trayectoria notable en la lucha contra la discriminación.

En el proceso las candidatas han tenido presencia en medios de comunicación, y desde el Frente Plural de Mujeres Indígenas gestionaron una reunión con la Comisión de Género y Pueblos Indígenas y otra con la Secretaria de Gobernación.

Asimismo, el presidente comunicó a través de twitter que el 11 de agosto se reunió con otras candidatas: Claudia Morales, wixárika de Jalisco; Olga Santillán, tepehuana del sur de Durango y Mónica González, del pueblo Cucapá de Baja California.

La desafortunada respuesta de algunos usuarios de redes sociales frente a la reunión del presidente, fue cuestionar la preparación de las mujeres indígenas que contienden para la titularidad de CONAPRED. Sin embargo, en el proceso de postulación se han difundido profusamente sus amplias trayectorias. En una serie de entrevistas para La Regeneración, algunas de las postulantes nos han brindado su perspectiva sobre la relevancia de que sea una mujer indígena quien dirija esta institución:

“…uno de los principales problemas de discriminación en el país, pasa por el racismo y la desigualdad de género. Estas son dos categorías de opresión que las mujeres sabemos muy bien cómo operan para generar discriminaciones históricas”.

Fátima Gamboa

“… somos capaces, inteligentes, profesionales, con formación comunitaria, académica, política, con experiencia en la administración pública […] pero sobre todo portamos en nuestro cuerpo y mentes nuestra cultura, lenguas y raíces”.

Amaranta Gómez Regalado

“Somos un grupo de mujeres que hemos luchado mucho por mejorar las condiciones de los pueblos indígenas, de las mujeres y se ha hecho mucho trabajo sobre la defensa de los derechos humanos”

Marcelina Bautista

“…el presidente refirió que es un acto de justicia el reconocer las aportaciones de los pueblos a los diferentes procesos en los espacios de gobierno. Asimismo, comentó que una mujer indígena garantiza honestidad y compromiso”.

Larisa Ortiz Quintero

“…es un acto de justicia para las poblaciones históricamente excluidas y discriminadas, somos alrededor de 13.2 millones de mujeres indígenas que habitamos México”.

Zenaida Pérez

“El hecho que una mujer indígena presida el CONAPRED, será un precedente para el ejercicio de derechos a la participación en espacios de decisión de las mujeres indígenas y para el propio país”.

Arcelia García Santiago

De acuerdo con el artículo 26 de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, es facultad del Ejecutivo designar a la persona titular de CONAPRED, decisión que hasta el día de hoy no ha sido anunciada. En el proceso, ha ocurrido una participación activa de agrupaciones de mujeres indígenas, que han visibilizado que es un acto de justicia histórica fomentar la participación de los grupos que han sido sistemáticamente excluidos y discriminados en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s