12 de octubre, o sobre el Racismo y clasismo en algunas luchas feministas

Por: Nancy López

En la década de los años 20 se propuso que el 12 de octubre se celebrara el día de la “raza”, en dicha fecha se recuerda el día en que Cristóbal Colón arribó a las costas del hasta entonces desconocido continente americano, marcando el encuentro de las “razas” europea e indígena. Sin embargo, desde hace otro par de años en varios países de América Latina se han planteado cambiar esta conmemoración, pues las ideas de ese momento ya no tienen que ver con la realidad actual, primero que nada, por que las teorías sobre la clasificación de las personas en “razas” han perdido su vigencia, pero sobre todo porque las consecuencias de esa clasificación en términos sociales han sido devastadoras. Hoy día las luchas contra el racismo proclaman que las razas no existen, el racismo sí.

Mas que una conmemoración, este día podría servir para reformular ideas y creencias alrededor sobre el legado racista de pensar la diversidad en términos de “raza” y también para reflexionar sobre el racismo y el clasismo interiorizado, y casi invisible, de nuestro lenguaje en las prácticas cotidianas y luchas sociales.

En México podemos entender al clasismo como la mezcla de ideas racistas que consideran al otro como inferior por sus características físicas y culturales (color de piel, rasgos del rostro indígenas o afrodescendientes, lenguaje, etc.) y la clase o condición económica asociada a prejuicios racistas. Es decir, el binomio prejuicioso de “raza” más “clase” opera para restar valía a un ser humano igual a nosotros en todo sentido.

Las mujeres, como un grupo históricamente vulnerado y discriminado debemos incorporar estas reflexiones para hacer de las luchas que reivindican a las mujeres, luchas mas sororas libres de racismo y clasismo. Un buen ejemplo para reflexionar sobre la existencia de estas prácticas puede ser el enfrentamiento que hubo entre mujeres policías y asistentes a la manifestación. Las primeras contuvieron y cercaron la marcha feminista que protestaba por la legalización del aborto en estados de la República en los que aún es ilegal y en dicha confrontación algunas activistas lanzaron insultos como:

“Pinche gata, quítate el pinche uniforme y te quitamos la pinche sonrisita, pinche gata. Tu salario no alcanza para limpiar tu uniforme”.

Esta afirmación alude a la clase social de las policías por considerar su salario bajo y por lo tanto se les considera “gatas”, epíteto clasista usado para denigrar a alguien de pocos recursos económicos, que dicho sea de paso el racismo y el clasismo asocian la pobreza con la suciedad.

En la lucha por los derechos de las mujeres, en plural, deben incorporarse estas reflexiones para sumar y no violentar aún más a otras mujeres sean el oficio que sean. Al final, si bien la lucha por los derechos es primordial, no debemos nunca de dejar de lado que la realidad de cada mujer es distinta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s