Brujas y hechiceras novohispanas: mujeres sabias

En el siglo XV en Europa comenzó una persecución a las mujeres consideradas “brujas”. Esta herencia medieval se trasladó a América tras los procesos de conquista. Se creía que algunas mujeres habían hecho un pacto con el diablo; entonces los inquisidores europeos o novohispanos recibían denuncias y levantaron juicios en conta de muchas mujeres por conductas que estaban fuera de las normas rígidas de la época. 

En los juicios inquisitoriales novohispanos se pueden leer juicios a mujeres que desafiaron los cánones patriarcales; por ejemplo, uno de 1735 en donde el Santo Oficio recibió la denuncia por parte de Juana Teresa Gómez, quien declaró que ella y su madre, María Gómez y Leonor, una indígena, eran brujas porque entre ellas se demostraban “muchos cariños y abrazos”. Para Juana Teresa, los cariños eran un ritual que ellas tenían con el demonio. 

Adicionalmente, otros testimonios del mismo juicio comentaron contra María que ella no era una devota católica, no cargaba su rosario ni demostraba devoción. Además, decían, había tenido contactos con otros hombres. 

En los juicios contra las “brujas” en el Archivo General de la Nación, se observan acusaciones con rasgos fantasiosos muy parecidos al imaginario de las brujas y aquelarres europeos. Sin embargo, a este imaginario se sumaron los saberes ancestrales de las comunidades indígenas, que los españoles buscaban desterrar a toda costa; todo ello, también como una forma para controlar las conductas de las mujeres sabias desde el pensamiento católico. 

Afortunadamente la resistencia de las comunidades y la transmisión de conocimientos entre mujeres, permitió que muchos saberes muy valiosos sobre las plantas o la naturaleza prevalecieran y enriquecieran al país diverso y multicultural que es México. 

Las mujeres consideradas “brujas” eran rebeldes y a pesar de que recibieron castigos y persecución, resistieron y legaron sus conocimientos a través de las generaciones. 

Para saber más, consulta: Roselló Estela, “El cuerpo de las brujas en la Nueva España: herencia de una identidad femenina medieval”, en Medievalia, núm. 47, 2015.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s