Paridad, logros y retos

Por: Carol Arriaga

Los avances en materia de paridad política son, afortunadamente, cada vez más visibles. La composición de la Cámara de Diputados se ratificó en paridad, y con la elección de junio del 2021 se eligieron a seis gobernadoras cuyo triunfo significó un salto enorme para las mujeres y su participación política. El número histórico de gobernadoras y el avance en el liderazgo de las mujeres es un faro a futuro, pues se va consolidando la justa demanda de tener una representación justa e igualitaria.

Recordemos que las mujeres fuimos excluidas de la comunidad política y aunque la nación mexicana tiene más de dos siglos de existencia, nosotras hemos sido consideradas ciudadanas apenas hace 68 años. Si las sufragistas que buscaron transformar al país hace más de un siglo observaran los enormes cambios que hemos logrado, seguramente estarían orgullosas de su legado, que vive en todas nosotras.

Sin embargo, continúa siendo notoria la desproporcionalidad imperante y aunque celebramos los avances, es justo reconocer que han sido pocas las mujeres que, en comparación con los varones, han encabezado gobiernos estatales. Además, la dificultad para acceder a cargos a nivel local es mucho mayor pues prevalecen los prejuicios y estereotipos que impiden a muchas mujeres acceder a estos espacios.

De acuerdo con las cifras más recientes del Instituto Nacional de las Mujeres, el porcentaje de mujeres en las presidencias municipales es menor de 25%, y la composición de los gobiernos locales no es alentadora. El machismo reinante en la política y la violencia en contra de las mujeres son algunos de los factores que inciden en esta baja participación.

Como ejemplo de lo anterior, observamos recientemente el caso de violencia política en contra de María Elena Martínez Robles, alcaldesa electa del municipio de Amanalco a quien se le impidió la toma de protesta en su municipio el pasado 5 de enero. Ella fue agredida por un numeroso grupo de varones a las afueras del Palacio Municipal y resultó lesionada. Actos como este, a pesar de que desde el 2020 están tipificados en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, continúan sucediendo e implican atentados contra nuestros derechos políticos, pues son parte de la violencia estructural que históricamente nos ha impedido ser tomadas en cuenta y ejercer nuestros derechos.

Para avanzar en la paridad y en nuestro liderazgo, es necesario actuar en colectivo celebrando, si, la llegada de muchas mujeres a espacios de alta jerarquía, pero sin dejar de observar y respaldar a quienes dan el primer paso y buscan participar en la política a nivel municipal. Ahí está el verdadero semillero para asegurar un futuro con participación igualitaria, justa y paritaria.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s