Escribes “como niña”

En 1945 Astrid Lindgren publica Pippi Calzaslargas sin imaginarse la revolución que armaría en la literatura, pues, creyendo que escribía una historia fantástica que contar a su hija cuando estaba enferma, se atrevió a dos cosas casi inimaginables: publicar siendo mujer y escribir una historia para niños sin moraleja.

La Pippi que cuenta el cuento es una niña transgresora, pues resulta ser desenfadada,  divertida, impulsiva e increíblemente llamativa, pelirroja y pecosa. Sin proponérselo, sin pensarlo siquiera Astrid Lindgren estaba abriendo la puerta para la creación de un personaje impetuoso e irreverente que chocaba con el mundo en donde fue creado (la Segunda Guerra Mundial terminaba de azotar Europa), que olvidaba dar la lección y moraleja al final, que no era un ejemplo de comportamiento y aprendizaje.

Con un personaje femenino e infantil a la cabeza, se representa por primera vez a la infancia como empoderada y feliz, que desacredita el mundo creado por los adultos, con sus reglas absurdas y su preocupación por el dinero, en donde la infancia y el juego poco tenían que ver. Y aunque la literatura infantil ya había empezado a surgir desde el siglo dieciocho, casi siempre se había dedicado a ser aleccionadora, llena de Caperucitas Rojas y Gatos con Botas, muy poco se había pensado en los niños y niñas como un público real, que quisiera divertirse leyendo, que pudieran ser protagonistas de sus historias.

Siguiendo el rastro de Julio Verne, Mark Twain y la Alicia con sus maravillas de Lewis Carroll, la literatura infantil y juvenil empezó a abrirse camino, sin embargo, casi únicamente había destacado por autores masculinos, o eso se creía. Astrid Lindgren no fue ni la primera ni la única. A fuerza de insistir o escondidas atrás de seudónimos masculinos, las mujeres se había abierto camino en el mundo literario, y por supuesto la literatura infantil y juvenil no fue la excepción, después de media historia siendo reprimidas a “cuidar a los hijos” ¿Quiénes mejor que ellas iban a saber que historias contar?

Cuando Pippi se lanza al mundo, mezclando realidad y ficción, no lo hace sola. Va de la mano de cientos de autoras que toman valor con ella. Y de niños reales e imaginarios también. Lo que nadie había querido ver quedó revelado, las mujeres tenían el don de la escritura, la literatura infantil y juvenil tenía un lugar en las librerías.

Cuando en 1956 se crea el primer gran premio para la literatura infantil, el Premio Hans Christian Andersen, la primera en ganarlo es una mujer, Eleanor Farjeon. El equivalente para la literatura en español, el Premio Cervantes Chico que inicio en 1992, para 1993 ya era ganado por una mujer. Sin premios, J.K. Rowling, la autora de Harry Potter, fue la primera mujer en ser millonaria por escribir literatura juvenil. Gloria Fuentes fue la primera persona en escribir, en español, poesía para niños exitosamente, hablando en ella de pacifismo e igualdad entre hombres y mujeres.

Pero el camino no ha terminado de ser recorrido. Hasta 1967 se instauró el Día Internacional de la literatura infantil y juvenil (el 2 de abril). Hasta 2016 el Día de la Escritora (el siguiente lunes al 15 de octubre). México aún no tiene un catálogo de escritoras mexicanas dedicadas a este género, aunque ya asoman nombres importantes y actuales, Guadalupe Alemán, Verónica Murguía, Raquel Castro, Mónica Brozón… y niñas y jóvenes ya sueñan con entrar entre esos nombres.

¿Y ahora? Más de la mitad de los premios literarios actuales los ganan mujeres, casi todas las editoriales del mundo ya tienen su propia colección de literatura infantil, las historias se vuelven series, comics y películas, la Pippi de Astrid Lindgren tiene un lugar de oro en la literatura. Porque cuando Virginia Woolf dijo “Escribid, mujeres, escribid, que durante siglos se nos fue negado” todas las mujeres del mundo lo recibieron y todas las historias estuvieron listas para contarse. Y más aún, las niñas lo saben ya.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s