Las mujeres confiamos en nosotras mismas y nos defendemos

Las cifras de violencia contra las mujeres en nuestro país desafortunadamente son alarmantes. Como consecuencia de la crisis de seguridad en México, resultado de las fallidas estrategias de los gobiernos neoliberales, las mujeres sufrimos de miedo por la inseguridad constante que ocurre tanto en los espacios públicos como en los hogares.

Ante ello, desde el feminismo se han creado estrategias para defendernos y sentirnos más seguras. Una de ellas es la 

AUTODEFENSA FEMINISTA

  • Es un conjunto de técnicas para reaccionar asertivamente en caso de sufrir algún ataque o agresión física. 

Se basa en los siguientes principios:

  • Identificación de nuestro cuerpo y del derecho que tenemos para transitar y habitar cualquier espacio. 
  • Reconocimiento de que el daño que genera la violencia, tanto emocional como simbólica y física, nos afecta al conjunto de mujeres y es una situación injusta. 
  • Confianza en nuestros cuerpos y fortalezas, para defender nuestro derecho a la tranquilidad y paz. 

Reconoce los siguientes niveles de violencia:

  • Violencia de baja intensidad:
    • Es el que viven las mujeres en su vida cotidiana y es constante, aunque normalizado socialmente. Contribuye a minar nuestra autoconfianza, por ejemplo, las agresiones verbales en la calle, los tocamientos en el transporte público o el menosprecio familiar hacia los intereses de las mujeres. 
  • Violencia de media intensidad: 
    • Son maltratos de la vida cotidiana que nos empujan a querer abandonar un espacio, como el acoso, hostigamiento o insultos.
  • Violencia de alta intensidad:
    • Aquella que se ejerce directamente sobre nuestros cuerpos como el sometimiento, golpes o ataque sexual. 

Al reconocer las diferencias e intensidades de los tipos de violencia, podremos identificar cómo actuar y ejercer la autodefensa. 

¡Ante una situación de violencia, lo más importante es saber que tenemos un cuerpo fuerte, una voz firme y podemos actuar!

ESTRATEGIAS DE AUTODEFENSA

  • La primera reacción ante un abuso o agresión, es tener conciencia de que tienes derecho de recibir siempre un trato respetuoso y nadie tiene derecho de agredirte. 
  • Mantén una postura erguida y firme que envíe el mensaje de seguridad. 
  • Si la situación lo amerita, expresa con una voz fuerte y clara lo que deseas. Marca tus límites y no permitas que nadie te agreda verbalmente. 
  • En caso de ser víctima de una agresión física, trata de huir y grita para recibir ayuda. 
  • Confía en ti misma y en caso de ser necesario carga y aprende a utilizar instrumentos de autodefensa. 
  • Crea redes de apoyo con otras mujeres de tu comunidad. 
  • Defiende los derechos de todas las mujeres a tu alrededor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s