“Prostitución en el corazón del capitalismo”, Conferencia de Rosa Cobo en la Cámara de Diputados

La Dra. Rosa Cobo, investigadora feminista española, participó en el VII Congreso Latinoamericano y Caribeño sobre Trata de Personas y Tráfico de Migrantes con la Conferencia Magistral “Prostitución en el corazón del capitalismo”, llevada a cabo la mañana del 6 de julio del 2022.

En su conferencia, explicó que sin prostitución no existiría la trata y por lo tanto se debe dirigir el foco analítico a la prostitución y sus efectos que, desde los años setenta, es una industria transnacional del crimen. Comentó que no existiría un régimen patriarcal sin una política del reparto de las mujeres; por lo que la prostitución es una raíz fundacional del mismo.

Comentó también que la trata es un mecanismo de abastecimiento de la prostitución, en un momento que ésta se inserta en la industria del ocio y del entretenimiento. Las mercancías, en este caso, son mujeres. Asimismo, explicó que ha decidido denominarla como “industria de la explotación sexual”, para politizar esta actividad.

Explicó que la visión del regulacionismo (regular la prostitución por el Estado) concibe que puede delinearse claramente el límite entre la prostitución y la trata, pero ambas se alimentan entre sí. En sus análisis, apuntó, la Dra. Cobo ha constatado el desarrollo de la explotación sexual desde los años setenta hasta la actualidad, la cual ha crecido con características propias del capitalismo neoliberal.

Asimismo comentó que esta industria se ha convertido en un elemento económico que ha cobrado un carácter crucial en muchos países. Apuntó que está bien articulada, goza de la protección de los estados, así como del mercado y hace posible su reproducción con narrativas y discursos que la despolitizan como si fuera un contrato libre entre dos partes.

La prostitución, explicó, tiene dos razones fundamentales de su crecimiento:

  1. La cultura.
  2. La economía.

En cuanto el primer punto, se ha asentado la legitimidad de la prostitución entre los varones en muchos países, sobre todo en los que esta industria ha sido regulada en la medida en que se ha sacralizado la idea libertad sexual, sin ningún elemento normativo (cualquiera puede hacer lo que quiere si tiene los recursos), dijo la Dra. Cobo. Estas ideas fueron generadas por los varones y en ella se puede encontrar un núcleo de que la prostitución forma parte de la libertad sexual. Esta idea ha ido creciendo y se desarrolló en un escenario ideológico en el marco de la creación de un mercado.

La libertad sexual se ha reivindicado por las izquierdas, y en el siglo XXI se ha capitalizado por intereses patriarcales, capitalistas y coloniales, donde media la violencia y la imposición unilateral de una de las partes. Desde la década de los setenta, en este sentido, no ha parado la hipersexualización del cuerpo femenino en muchas industrias, entre ellas, la pornografía. En el sistema patriarcal las mujeres hemos sido definidas como seres sexuales, en el marco del mercado, afirmó, en una cultura de la prostitución donde ésta es legitimada.

En el segundo punto, el Estado ha protegido a la prostitución en el mercado. También la academia la ha legitimado, al entenderla como si fuera un acto de libertad individual. Por su parte los medios de comunicación no vinculan la explotación sexual con la pobreza; en ese sentido la economía también tiene la misma raíz patriarcal y la prostitución es un gran negocio que ha vinculado a muchos países. Explicó que en el año 1973 el golpe de Estado en Chile hizo de ese país el primer laboratorio de las políticas neoliberales, y desde entonces creció la prostitución como un mercado global que conecta a todos los países, a la par de una cultura global de la explotación sexual.

La explotación sexual es una industria que conecta económicamente a las élites económicas y políticas de muchos países, entre ellos México, explicó la Dra. Rosa Cobo. Para este mercado, dijo, ocurre la exportación de mujeres para la prostitución que envían remesas, que tienen efectos en el consumo de esa economía nacional. Con el ejemplo de lo ocurrido en Tailandia, mencionó que la exportación de mujeres ha sido una industria que aportó al crecimiento de aquel país con el “sacrificio de una generación de mujeres”.

La Dra. Cobo finalizó explicando que la prostitución no es la opción libre de mujeres con pocos recursos que un día, estando en sus casas y viendo lo mal que está la economía de su país y las escasas oportunidades, deciden libremente desembocar en la prostitución en un país que no conocen. No es por eso, dijo, la prostitución es una industria internacional que oscila entre la segunda y tercera en el orden de la economía global de carácter ilícito, y tiene un carácter crucial en los procesos de acumulación capitalista.

“El capitalismo neoliberal y patriarcal tiene un proyecto para las mujeres más pobres”, apuntó.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s